Make your own free website on Tripod.com
LAS NOVATADAS DE JASON
TRADUCCION DE MYFRIENDSFEET.COM POR LAMEPIES
Creo que uno de los mejores días de mi vida coincide con uno de los mayores apuros que he pasado en mi vida. Justo estaba empezando el colegio y estaba ansioso de irme lejos de casa, para comenzar una nueva vida (aunque aquella vida significaba estudiar y privarme de los cuidados de mama y papa y gastar los dólares que tan duramente habían ganado en la matricula, los libros y la habitación). Mi primer día fue agradable. Había decidido jugar al fútbol aquel año (si, soy gay, pero adoro jugar a fútbol. Y también soy condenadamente bueno). Conocía a algún senior y a unos cuantos subalternos y estudiantes de segundo año del equipo de las reuniones anteriores a que empezara el colegio. Ellos me ayudaron a hacer la matricula, a escoger las clases mas fáciles, etc. Por eso el primer día fue bastante tranquilo. El siguiente día fue con mucho, bastante más interesante.
Después de las clases del día siguiente, como me suponía, me presente en la oficina del entrenador Hammon a las cinco menos diez de la tarde, para mi primera práctica y reunión. Ahora amaba el fútbol, como he dicho, pero uno de los mejores (si no el mejor) de los beneficios complementarios de jugar al fútbol en el colegio son, los atletas del colegio. Dios mío, había algunos ojitos de caramelo en el vestuario. Siempre disfrutaba con el fútbol del instituto gracias a los bombones con los que jugué, pero ninguno se podía comparar a los buenorros que practicaban el fútbol en el colegio. Teníamos 7 séniors y 9 júniors en el equipo, con cerca de 7 estudiantes de 2º año y 7 de 1º, incluyendome a mi.
El entrenados Hammon parecía un tío agradable y nos dio todos los consejos sobre los errores que cometíamos, lo que el esperaba de cada uno de nosotros y lo lejos que podríamos llegar si simplemente jugábamos como un equipo. decía que a los jugadores solo se les conocía después de entrenar. Eso era fundamental. Una vez cuando e entrenador Hammon había terminado nos deseó toda la buena suerte, lo cual pensé que era extraño, porque no necesitábamos buena suerte para las reuniones nuestras) y salió del vestuario.
Tenia buena práctica y pronto hicimos el informe en el vestuario. Chris Stein era un quarterback senior (y podría añadir que un Dios). Se subió sobre el banco para que todos pudiéramos verlo. Inmediatamente mire sus enormes pies (serían de talla 44 o 45) enfundados en sus calcetines de deporte blancos. Aclarado que yo tengo este fetiche por el pie masculino, sus pies me parecían atractivamente poderosos. Como siempre Crish presentó a los séniors, júniors y estudiantes de segundo año a todos nosotros, estudiantes de primer año, ya que nosotros éramos los nuevos, debíamos escuchar lo que ellos decían. Nos dijo que las novatadas era algo que no tolera la escuela, pero que la tradición es esta escuela particular era, que los estudiantes de primer año, participaran en una actividad parecida a una novatada. No era un gran trato, pero para hacerse realmente miembro del equipo, todos los novatos debían participar. Sería solo unos pocos meses y prometieron que no dolería mucho.
- En serio, aunque no vamos a haceros daño a ninguno de vosotros, pequeñas frágiles florecitas, si no hacéis lo que os decimos, saldrás del equipo. El entrenador Hammon confía en sus jugadores, y si le decimos que eche a alguien, nos hará caso, y te iras. Por eso escuchad, y escuchad bien, solo lo diré una vez.
Me gustó Crish inmediatamente. Estaba muy bueno. Sus enormes ojos azules, su cuerpo de muerte, y aquellos pies... ¡míos, míos, míos!. Haría cualquier cosa que dijera, eso estaba claro. Bien chico, se iba a cumplir mi deseo. Chris continuó de pie sobre el banco y ordenó salir rápidamente a todos los de segundo año del vestuario. Uno de los júniors cerró la puerta.
- ¡Vale!, -comenzó Chris- hay trabajo. Tenemos 16 séniors y júniors combinados y como somos los veteranos del equipo, tenemos unos pocos más tratamientos especiales que el resto de vosotros.
- Los de 2º año se examinaron el año pasado y les amenazamos con que repetirían este si os contaban algo a vosotros, es por eso por lo que han salido pronto. Ahora, lo que necesitamos de vosotros es simple. Como os he dicho, esto no dolerá mientras hagáis lo que se os dice. ¡Todo lo que necesitamos de vosotros es que seáis nuestros esclavos!. Simplemente eso.
Nos quedamos mudos, preguntandonos si habríamos escuchado correctamente.
- Me habéis oído bien nenas. Necesitamos esclavos para que nos echen una mano durante los dos primeros meses del semestre. Cuando seas asignado a un senior o junior, harás cualquier cosa que el te mande, sin hacer preguntas. ¿Está claro? - Nos preguntó a todos nosotros sin mirar a nadie en particular - He dicho, está claro - Bramó.
Creo que asentimos con nuestras cabezas al unísono.
- Bien, mejor. Entonces ahora, como podéis ver - y estupendo cuando lo haces en el colegio - podéis contar que tenemos 7 novatos, pero aquí estamos 16 amos. Dijo Chris y blandió sus brazos y todos los chicos le copiaron. Dos de vosotros vais a tener la enorme suerte de servir en exclusiva a uno de estos chicos que están aquí sentados, pero el resto vais a ser asignados a servirnos a dos de nosotros. Ahora, cuando diga tu nombre, levantas la mano y te diré a quien servirás. Entonces te acercarás a tu amo, ¿correcto? ¿Alguna pregunta?.
Nadie abrió la boca.
- Vale entonces - Comenzó a leer la lista y el tercer nombre que apareció fue el mío. "Jason Smith" dijo. Levante la mano despacio - Perteneces a Mike Lance que es un senior.
Busque a Mike por el fondo y allí lo encontré. Medía aproximadamente 1.80 con el pelo rubio y ojos negros. Era muy lindo, pero estaba muy asustado para pensar en eso mucho rato. Fui hacia donde estaba Mike y me pare de pié a su lado. Crish resumió su lista. Cuando estaba cercano al final de la lista, yo ya sabía que me tocaría pertenecer como esclavo de dos jugadores. Como ocurrió de hecho, ya que fui el primero que se nombro en la lista del segundo turno de asignaciones.
- Vale, tengo tres nombres fuera - Dijo Crish - y para hacerlo mucho más interesante, voy a sacar primero a los tres jugadores que todavía no tiene esclavo. Pondré sus nombres en un casco y os dejaré sacar el nombre del jugador que os será asignado. De esa manera no podréis decir que os hemos dado opción de elegir vuestro amo. - Se rió un rato cuando hizo este último comentario - Bien, tengo a Larry Hobbs, Jason Smith y Jack Fly para escoger a uno. Removió en el sombroso y cogió un nombre. Larry fue el primero, y en ese mismo instante me percaté, que el propio Crish no había escogido aún. Él era demasiado hermoso. Me pregunté que pasaría si el sacaba mi nombre. Parecía agradable, pero todavía tenía miedo de todos ellos. Larry le dio a Crish el papel que había sacado.
- Perteneces a Max Danvers que es un junior. ¿Quien es el próximo?.
Lentamente me acerqué al casco y saque un papel, no quise ni mirarlo, se lo di directamente a Crish.
- Chris Stein, este es mío. ponte detrás mío, me dijo.
Hice lo que me dijo y por último fue asignado el ultimo amo para Jack Kline. Crish leyó el nombre del amo y de una patada en el culo lo mando hacia donde estaba. Ya sabéis quienes son vuestros amos. Ahora sois de su propiedad, así que debéis hacer lo que os digan. Solo puede darte ordenes tu amo. Si otro amo te ordena que le hagas algo, necesitas la aprobación de tu amo para realizarlo, ¿está claro?, preguntó. Si chillas a tu amo, te vas del equipo. Si chillas al entrenador, te vas del equipo. Si no nos contestas con un "Señor" te vas del equipo. Si no me besas el culo cuando te lo digo te vas del equipo. Vale chicas, eso es todo. No lleguéis tarde al entrenamiento de mañana.
Comenzamos a salir y Chrish bramó rápidamente: "Ah si, nenas, bien venidos al equipo. Todos rieron. Todos menos los novatos. Estaba saliendo cuando Chris me llamó: "No salgas todavía, ¿vale?. Necesito hablar contigo. Pareces un poco asustado aquí, ¿estás bien?". - Si señor. Contesté un poco nervioso.
- Mira, nosotros decimos un montón de chorradas, pero realmente no vamos a haceros ningún daño, lo prometo. De acuerdo que no te gustarán las cosas que te mandemos hacernos a nosotros, pero solo serán dos meses, entonces recobrarás tu libertad para hacer lo que quieras, serás de nuevo tu propio dueño. ¿Tranquilo?.
- Si señor, gracias señor. Susurré.
- Mike esta tranquilo también. El es un poco extrovertido, pero él no hará nada malo, probablemente te mandará hacer sus deberes y limpiar su coche. Mierdas de esas. Con esto ya había cumplido el día y regresé a mi dormitorio. No pegue ojo en toda la noche.
Al día siguiente, que era un sábado, Mike y Chris vinieron a mi dormitorio y llamaron a la puerta a las 7:45 en punto.
- Levantate y abrenos la puerta. Pude oír que gritaba Mike.
- Vamos, es sábado. Tenemos cosas que hacer y sitios a los que ir. se rió Chris disimuladamente.
Me levanté y abrí la puerta. Entraron y cerré la puerta tras ellos.
- No nos hemos duchado todavía, así que usaremos tu ducha. Dijo Mike.
Empezó a quitarse sus pantalones cortos y la camisa, los zapatos, los calcetines. Fue directo al baño y llegó a la ducha. él se quedó de pies allí hasta que abrió el grifo del agua y me miró.
- ¿Podrías venir aquí, por favor? -hizo señas con el dedo- te necesito para que me limpies el culo, yo no puedo alcanzarlo.
Hice lo que me dijo y sorprendentemente le gustó. Realmente él tenía un cuerpazo, muy agradable y fornido.
- Ahora mis brazos y hombros. él estaba allí de pies, con sus brazos extendidos en cruz. Le lavé sus brazos y hombros. El puso su pie (cerca de una talla 12) encima, en el apoyadero de la bañera y meneó sus dedos.
- Entre los dedos, por favor. Me dijo.
Otra vez hice lo que me decía.
- El otro pie también colega. Dijo, acercando su pie hacia mi cara. Una vez que había terminado le acerqué una toalla.
- ¿Donde esta la alfombrilla del baño?. Dijo Mike bruscamente.
- No tengo, señor.
- Bien, ahora que has lavado mis pies, no esperarás que los ponga en el suelo de tu repugnante cuarto de baño, ¿no crees?.
- No señor, ¿que le gustaría que pusiera yo en su lugar?.
- simplemente que te tumbes, estúpido.
Yo solamente me quede mirandole, Seguramente, ¿él no tendría la intención de usarme como alfombrilla del baño?. Usado por aquellos magníficos pies. Me tumbe en el suelo.
- Sobre tu estomago, dijo. A menos que prefieras que seque mis pies sobre tu cara, nena.
Me di la vuelta para quedar boca abajo y Mike, de un paso salió de mi ducha para subirse sobre mi espalda. puso un pie sobre mi espalda, y el otro sobre mi culo, dolía un poco, pero sentía que me iba a correr de un momento a otro. Podría decir que estaba totalmente empalmado, pero Mike me mataría si se diese cuenta de ello. ¿Sería el infierno si lo hiciese?.
- Eres una alfombra agradable, Jason. Dijo. ¡Oye Chris! ven a ver esto.
Chris se acercó desde la cama donde estaba sentado hasta el baño en el que estábamos nosotros. Para entonces Mike había retirado su pie izquierdo de mi espalda, pero mantenía el derecho firme, plantado sobre mi culo
- Mira, soy Tarzan. sonrió astutamente y levanto sus brazos por su cabeza, marcando bíceps.
Chris caminó directamente hacia mi y se agachó cuando estaba junto a mi. Estaba a tres pulgadas de mi cara, y vestía sus sandalias con calcetines blancos. Me parece que tu estas disfrutando con esto, me dijo.
- No señor, mentí. Solo hago lo que se me dice, señor.
- Bien, me parecía que disfrutabas con esto. Chris se rió disimuladamente. Se levantó y se quitó las sandalias.
- Huele esto. (Dijo y colocó su pie derecho enfundado en el calcetín cerca de mi nariz.)). Los llevaba en el entrenamiento de ayer. ¿Que piensas?
- No estoy seguro señor.
- ¿No estas seguro? ¿No estas seguro de lo que piensas?
- No estoy seguro de que debo decir, señor.
- Solo dime si huelen bien.
- Si señor, huelen bien.
- ¿Que me dices del otro?. Dijo y lo plantó sobre mi nariz.
- Si señor, ambos huelen muy bien.
Ambos se rieron un rato y me miraban hacia abajo, ya que estaba tumbado en el suelo.
- Vuelvete, ordenó Chris.
- ¿Señor?
- !Que te vuelvas!
Dios mío, era terrible. Verían lo realmente excitado que estaba y probablemente me patearían por ello. Lentamente me giré, quedando boca arriba.
- Que tenemos aquí, dijo Mike. Levantó su pie y lo bajó despacio, apoyandolo sobre mi palpitante polla. Frotó su pie sobre mi polla. Está se sentía increíble.
- Pido perdón señor, no se porque ha ocurrido esto. Dije con voz temerosa.
Ya veo -dijo Chris- es porque te gusta. Chris movió su pie hacia mi cara y lo apretó sobre ella. Me forzó a oler su calcetín y lamer la suela de sus pies. Lo restregó por mi cara y forzó mi boca con su pie. Me ordeno aspirar su calcetín. Sorbió su calcetín y el sabor fue maravilloso. Entre el pie de Chris en mi boca y el de Mike pisando mi polla, estaba seguro de que me correría en un tiempo récord. Chris retiró su pie y rápidamente introdujo el otro en mi boca. Aspiré también y pude ver como alcanzaba la gloria. Oh Dios, estaba cerca.
- Sujeta sus piernas Mike, oí decir a Chris. Lo siguiente que se es que me habían levantado y llevado a la cama. Me tumbaron boca arriba en el suelo, frente a mi cama y entonces, ambos se sentaron. Chris pego ambos pies a mi cara y los dejó allí. No me dio instrucciones, pero gradualmente comencé a oler y lamer sus calcetines. Mike también colocó las plantas de sus pies desnudas sobre mi estomago y mi pecho.
- ¿Estás bien así? Preguntó. Como mi cara estaba tapada por los pies de Chriss, yo solo podía asentir con la cabeza. Vale, nosotros también lo pensamos.
Chris saco su pie de mi boca y se quitó los calcetines. Los dejó caer sobre mi cara y comenzó a introducirlos en mi boca con los dedos de sus pies.
- Chupa los calcetines un rato.
Él reposó sus pies con cuidado sobre mi cuello cuando cumplí con su orden. Mike se levantó y se puso de pies sobre mi espalda, después caminó hacia mi cómoda. Abrió los cajones y comenzó a examinar mis papeles y cosas personales. Sacó una hoja de papel y regresó hasta donde seguía estando yo tumbado en el suelo. Hizo el esfuerzo de subirse sobre mi otra vez de pie, y se sentó recostandose sobre la cama.
Me miró con la superioridad que se trasmite cuando te miran desde arriba, mostrandote lo insignificante que eres en el suelo y dijo: "¿Sabes lo que tengo aquí?".
En mi boca permanecían todavía metidos los calcetines de Chriss; así que solo pude decir que no con mi cabeza.
- Esto, mi pequeño amigo oledor de calcetines, lamedor de pies, es una copia de una e-mail, que encontramos registrando tu cuaderno de notas. es un correo a una organización On-line de fetichistas del pie masculino. Creo que lo que ocurre es que tu estas chiflado por los pies de los hombres. Puedes corregirme si me equivoco con esto.
Oh, no, pensé para mi. Yo había imprimido esto de la computadora de un amigo, directamente antes de venir a registrarme aquella mañana y había olvidado que lo había dejado plegado en mi cuaderno. Lo había dejado con mis libros al ir a recoger el uniforme del equipo, y estuvo allí todo el tiempo que duro el entrenamiento. Cualquiera podía haberlo encontrado, y por lo que parece alguien lo hizo. Oh, mierda, soy hombre muerto.
- Lo encontramos en tu cuaderno mientras el entrenador Hammon hablaba contigo de tus honorarios, la taquilla asignada y su combinación. Dijo Mike.
Tu has sido nombrado mi pequeño lamepies. Intervino Chris.
- Teníamos la intención de tomarte como esclavo desde antes del entrenamiento de ayer. Perdona pero era demasiado bueno para dejarlo pasar. Mike rió en silencio.
Oh, mierda. Estoy muerto. Podía ver lo difícil de mi situación y me quería morir... Como lo haría bien pronto.
- No te preocupes -dijo dijo Mike- tu estás a salvo con nosotros.
- ¿Eh?, no solo estaba confuso, en realidad estaba también sin habla. ¿Estaba oyendo bien?.
- Mira, Chris y yo, somos los dos gays, y sabíamos que tu también lo eras. Fijamos un plan para hacerte nuestro esclavo sin que nadie mas lo pudiera hacer. Explicó Mike. Teníamos la intención de hacerte sudar tanto rato como pudiésemos, pero ahora que lo sabes, guardaremos nuestro pequeño secreto entre nosotros. ¿Vamos a pasarlo bien, verdad?. Se rió Mike.
Y nosotros también nos divertimos... incluso después de los dos primeros meses. nosotros estábamos todos fetichistas de los pies de los otros el resto del año. Me pregunto alguna vez que será de Mike y Chris. En cualquier parte en la que estén, seguro que tiene un joven y caliente esclavo de pies lamiendo sus dedos en este instante.